LAS RUTAS DEL SILENCIO

Un tournant a été marqué dans un monde qui meurt... Et cette impression d'une civilisation originale qui s'éteint dans le grand creuset aveugle de la vie moderne, nous la retrouvons à chaque pas... Hier notre guide nous a montré dans le ravin de Barrasil une multitude de champs de blé grands comme de mouchoirs de poche; les paysans les ont patiemment taillés sur la pente abrupte désempierrée, défrichée, au prix souvent d'une heure de marche; il fallait cela pour nourrir des villages surpeuplés. Mais d'année en année la jeunesse s'en va, attirée par le développement industriel de Lérida et de Barcelone. Et les champs suspendus retombent en friche... Abandonnée aussi l'eau salée d'une fontaine que l'ont faisait évaporer au soleil pour avoir sa provisions de sel, les falaises de calcaire et de gypse dont on tirait la chaux et le plâtre, -"un plâtre bien meilleur que celui qui nous vient maintenant de Madrid". Louis Laborde-Balen, 1965

Mais réduire l'intérêt de cette montagne aux pittoresques étrangetés visibles (...) serait trahir la vraie nature de ce massif. Parce que dans ce coin retiré de hautes terres, l'ambiance prévaut toujours sur le paysage. L'obsession de l'eau rare, une communion intime avec la pierre torturée, cette solitude sans partage, voilà qui constitue, au fond, l'attrait réel de ces lieux; voilà aussi les test grâce auxquels la sierra de Guara reconnaîtra les siens! Pierre Minvielle, 1966

Nous nous reposons examinant les lieux. En contrebas, 300 m environs, l'on voit où l'on devine le fond du barranco. Des ramiers que nous envions se poursuivent dans l'étroit couloir de 3 à 4 m de large qui serpente à travers falaises et redents. 100 m plus haut, la cassure s'élargit, d'immenses gradins montent vers nous, par endroit le calcaire gris, bleu ou rouge fait place au vert profond du buis et des lentisques. Au travers surgit une forêt d'aiguilles où les choucas slaloment sans problème. Plus haut, presque à la crête terminale, impassibles, souverains, des couples de vautours ont entrepris une ronde qui va s'élargissant. L'ont resterait là des heures, pas un bruit, pas un cri, si ce n'est de braillards choucas procédant à quelque élection. Nul ne parle, comment dire ce que nous ressentons, décrire ce que nous voyons... Christian Abadie, 1971

Existir en la memoria es una de las formas más poderosas de existencia que conocen los humanos (...) Y ya se sabe que la nostalgia es una expresión suave y resignada del miedo. Sergio del Molino, 2016

viernes, 29 de agosto de 2014

TA CAXIGARETA

A Caxigareta está situada en el fondo de Barrasil y antaño fue un lugar muy frecuentado para ir de pesca dada su proximidad a Rodellar. Una facilidad providencial visto lo abrupto y profundo del cañón, puntos débiles hábilmente aprovechados para poder transitar por los escarpes cargados de tresmallos, truchas y demás aperos.

El Barranco Retilluelo es la única depresión que corta la margen izquierda del cañón y ofrece un acceso directo a la Caxigareta. Hasta él se llega fácilmente por los antiguos Campos de Lobartas (ver aquí) tras subir por el Camino d'a Portiacha, e igualmente por el Puente Coda (o Puente as Crabas) remontando luego toda la meseta de Coda.
Sin embargo, desde Rodellar era frecuente recurrir a un itinerario más directo y, desde luego, más curioso. Vamos a detenernos en este último


En esta imagen vemos los itinerarios de acceso hacia el Barranco Retilluelo.
Flecha roja: Barranco Retilluelo. Punto azul claro: Vallón de Cristencio (ver aquí). Punto amarillo: Barrasil. Punto naranja: Coda. Punto rojo: Gradón de Palomera. Punto rosa: Peña Palomera. Punto azul oscuro: Rodellar.
Línea de puntos roja (a): acceso por Coda.
Línea de puntos roja (b): acceso por a Portiacha y Lobartas.
Línea de puntos azul claro: acceso directo por el Gradón de Palomera y el Gradón del Barranco Retilluelo.

UNA VIA DIRECTA CON TRES GRADONES
Pero ¿qué es un "gradón"?. Se llamaban así a los pasos que permitían franquear los obstáculos rocosos. A menudo se trataba de escarpes más o menos escalonados, de ahí el nombre. Podían ser fáciles o sencillos (ver aquí) pero en otras ocasiones la cosa se complicaba e incluso llegaban a presentar dificultades muy serias. Algunos, los que más se utilizaban o consideraban, tenían su nombre propio. En este itinerario que nos ocupa ahora encontraremos tres.

De Rodellar a Coda por o Gradón de Palomera
Desde as Eras (ver aquí) baja evidente el Camino Palomera al fondo del Barranco Mascún. Un cartel de rótulo equivocado (ver aquí) lo señala.

Esta imagen está tomada desde las inmediaciones del Gradón de Palomera. En rojo figura el Camino Palomera. Rodellar y as Eras se distinguen bien. El punto rosa señala el abrigo con pinturas rupestres (ver aquí).


Ya en el río y justo antes de las grandes rocas de los Bozos de Palomera, remontamos por la vertiente derecha cruzando bajo la característica Peña Palomera. La senda está medio perdida pero el terreno se deja seguir bien.
Hacia lo alto, antes de salir del cañón, se franquean unos escarpes rocosos: se trata del Gradón de Palomera. En la actualidad está algo vestido de vegetación pero no es difícil de pasar.
En seguida alcanzamos la planicie de Coda.


Desde el borde de as Eras se distingue bien el itinerario a seguir (línea roja). El punto rojo señala el Gradón de Palomera, el punto rosa la Peña Palomera y el punto naranja la zona central de Coda.

Una panorámica tomada desde más abajo que la anterior. En el río se ven claramente los Bozos de Palomera, la línea roja es el itinerario, el punto rojo el Gradón de Palomera y el punto rosa la Peña Palomera.

Superando el segundo resalte del Gradón de Palomera.

De Coda al Barranco Retilluelo por el Gradón del Barranco Retilluelo
En cuanto alcanzamos Coda aparece en seguida el camino que sube de Puente Coda. Nosotros hemos de continuar más o menos en línea recta cruzando la planicie en dirección al Barranco Retilluelo. No hay rastro de senda pero se avanza sin problemas entre matorral no denso y abundantes rocas calcáreas.
Se trata de llegar al borde del barranco y tratar de identificar la cornisa que nos introducirá en el Gradón del Barranco Retilluelo. No es difícil de encontrar, las dos fotos siguientes ilustran el lugar.

El Gradón del Barranco Retilluelo.
La doble flecha azul claro marca el vestido Barranco Retilluelo. La persona situada a la izquierda se encuentra en el escarpe rocoso que finaliza el gradón.

Bajado el gradón avanzamos entre los matorrales, cruzamos a la otra vertiente del barranco y a los pocos metros encontraremos el Camino a Caxigareta. (que viene del Campo Arilla de Lobartas).

Camino y Gradón d'a Caxigareta
En la panorámica siguiente vemos muy bien como el Camino a Caxigareta aprovecha hábilmente los puntos débiles de la bajada.
Todo el lugar es tan maravilloso como interesante.


El meandro de a Caxigareta y su acceso vistos desde lo alto de la otra vertiente de Barrasil.
Línea roja contínua: itinerario descrito. Línea roja discontínua: acceso desde los Campos de Lobartas. Flecha azul oscuro: Vallón de Cristencio. Flecha azul claro: Barranco Retilluelo. Punto rosa superior: Campo Arilla, en Lobartas. Punto azul claro: Gradón del Barranco Retilluelo. Punto rojo: Gradón d'a Caxigareta. Flecha roja: localización aproximada del acceso desde el Gradón de Palomera. Punto naranja superior: Coda. Punto verde brillante: Peña Rubiacha. Punto rosa inferior: abrigo de pescadores. Punto amarillo: Bozos d'a Caxigareta. Puntos azul oscuro: Campos d'a Caxigareta. Punto naranja inferior: Badina Larga.


Bajando por el Camino a Caxigareta pronto aparece la primera de las dos barreras rocosas que cortan el barranco. Esta primera ofrece una pequeña dificultad, se la conoce como o Gradón d'a Caxigareta. Veámoslo:


O Gradón d'a Caxigareta tenía antaño un amontonamiento de piedras en la base que ayudaban a salvar la concavidad del escarpe. En nuestros dias, las piedras han ido desmoronándose poco a poco, como puede comprobarse en la foto, hasta diseminarse por los alrededores. Un anclaje moderno con una cuerda son sus sustitutos.

La senda baja por glera y carrascas y llega junto a una gran bóveda que forma una alargada cueva muy vistosa (precioso rincón del que luego hablaremos).

El terreno rocoso que defiende el umbral de la cueva nos ofrece la única muestra visible de que el Barranco Retilluelo es, muy de vez en cuando, un barranco de verdad: una diminuta y rectilínea canaleta perfectamente labrada por el discurrir del agua.

El itinerario se mantiene fuera de la cavidad discurriendo entre resaltes de más fácil tránsito.
Donde la cueva acaba aparece el segundo escarpe del barranco, mucho más importante. Afortunadamente, la morfología de la montaña perdura aquí en forma de cornisa. Bonito estrangulamiento breve y fácil, es este:



La cornisa acaba en seguida y le sucede una corta pendiente que nos deja en plena Caxigareta. Lugar realmente apacible.

UN LUGAR DE PESCA
Ya lo hemos comentado al principio, a Caxigareta era un lugar apreciado para ir de pesca. Pero no todas las badinas se utilizaban para tal fín, los tresmallos no se paraban, por ejemplo, en la Badina Caxigareta pero sí lo hacían en la conocida como o Estaño (reputada como muy buena). En esta última a veces se obtenían madrillas, cosa poco frecuente ya que no solían encontrarse aguas arriba del Puente Pedruel.

Las badinas de a Caxigareta.
Punto rojo: a Badina Larga. Punto naranja: a Badina Caxigareta. Punto azul claro: o Estaño.
Línea roja: Camino a Caxigareta. Punto azul oscuro: Gradón d'a Caxigareta. Punto verde brillante: Peña Rubiacha. Flecha naranja: Bozos d'a Caxigareta. Puntos rosas: Campos d'a Caxigareta.
Fuente ortofoto: Gobierno de Aragón, SITAR (Sistema de Información Territorial de Aragón)

En una de las panorámicas anteriores hemos señalado un abrigo-covachón en el que se refugiaban los pescadores y en ocasiones pasaban noche. Aún se ven restos diversos: leña cortada, botellas, latas herrumbrosas y una simpática prueba que muestra de forma irrefutable lo que venimos comentando. Es esta:

Pequeña sartén apta para una única trucha, quizá dos.

UN ANTIGUO LUGAR DE CULTIVO
Aunque cueste de creerlo también tuvo su utilidad como zona de cultivo. Eran dos campos conocidos como os Campos d'a Caxigareta. Hay uno en cada orilla. Deben llevar mucho tiempo abandonados ya que ninguno de los informantes los ha visto en funcionamiento.
Entre ambos y justo por encima de a Badina Caxigareta existía una hilada de piedras para cruzar el río: as Pasaderas d'a Caxigareta.

Estas dos imágenes muestran lo poco que queda del muro de piedra que delimitaba por el lado del río el inferior de los dos campos.

UN LUGAR TAMBIÉN DE CUCHAREROS
Presentes por todo el monte, los cortadores de "bucho" (boj) no podían dejar de recorrer todos los recovecos de Barrasil y sus accesos.
Podemos seguir sus rastros en la gran cueva característica que hemos bordeado tras pasar el Gradón d'a Caxigareta.

Un "toro", trozo de boj que demuestra su paso por aquí.

A CAXIGARETA AL PRINCIPIO DE SU BIBLIOGRAFÍA
La primera vez que aparece mencionada lo hace de forma "afrancesada" como Casigarete. Forma parte del artículo de J. Joanicot de 1961 (ver página "Documentación" aquí) y se sitúa equivocadamente aguas arriba de donde le corresponde.
Pierre Minvielle, en su libro de 1974, retoma el lugar advertido de su interés para excursionistas y pescadores. Sin embargo no menciona el topónimo Caxigareta y en su lugar nombra el camino con la extraña denominación de "Baja de Barazil".

UNA ÚLTIMA CURIOSIDAD: A Piedra de Partir as Truchas
De vuelta de a Caxigareta, los pescadores de Rodellar volvían camino de su casa cargados de truchas. Pero había que efectuar el reparto. Ya hemos comentado al principio que la planicie de Coda por la que cruzaban estaba "sembrada de rocas". Era ideal. Y así, una de ellas, plana y del gusto de los participantes, fue siempre utilizada para "partir" (esto es: repartir) los peces. La llamaban a Piedra de Partir as Truchas.
Pero... ¿de cual se trata?. Buscar una aguja en un pajar. El señor Joaquín, de casa Albás de Rodellar, ya no tiene las piernas ágiles para acompañarme a Coda. La de fotos que le he enseñado ¿acertaré algún día con la verdadera?